Algunos apuntes sobre cultura del vino

Se acercan días llenos de celebraciones y reencuentros que en la mayoría de ocasiones serán también una fiesta gastronómica. Si durante estas fechas tienes que hacer de anfitrión o anfitriona quizás te puedan interesar estos apuntes sobre cultura del vino.

Nadal 2015

ESCOGER LOS VINOS
Tener claro qué tipos y estilos de vino queremos y en qué comidas o ocasiones creemos que podrán encajar mejor nos ayudarán a organizarnos. La variedad es una gran aliada de cualquier surtido de vinos, pero seguro que también tenemos en la cabeza aquel vino que no puede faltar durante estos días.

 

¿QUÉ CANTIDAD DE VINO COMPRAMOS?
Para acompañar las comidas da mejor resultado escoger dos vinos diferentes, o como máximo tres. ¿Y cuántas botellas? Si partimos de la idea de que una botella de ¾ de litro dará entre 6 y 8 copas, deduciremos que a partir de 4 o 5 comensales adultos necesitaremos al menos 2 botellas de cada vino. También podemos escoger algun vino en Magnum, botella de 1,5 litros.

 

Ahora bien, también hay que tener en cuenta el tipo de vino. Por ejemplo, si elegimos Clot d’encís vino rancio DO Terra Alta para acompañar los turrones o la sobremesa, quizás sea suficiente comprar una botella por 10 o 12 comensales.

TEMPERATURA Y COPA: DOS ASPECTOS BÁSICOS DEL SERVICIO

 

Hay que adecuar la temperatura del vino a la que nos recomienda la etiqueta del vino, la bodega o los expertos. Por ejemplo, si elegimos Plana d’en Fonoll blanco 2014 DO Catalunya como aperitivo o para acompañar los entrantes de una comida, tendremos que servirlo muy frío, a unos 6ºC. Disponer de hielo en el congelador y de una buena cubitera resultará imprescindible para mantener frío un vino como este en la mesa. También recomendamos refrescar un poco cualquier vino tinto hasta unos 14ºC, cosa bien fácil de conseguir poniendo un rato las botellas de vino tinto en la nevera o en un lugar bien fresco.

 

El otro punto básico sobre el servicio es la copa. Como mínimo debemos tener una copa de vino, de cristal o de cristal fino, por comensal. Oler el interior de la copa para comprobar que no desprende olores de barniz, madera o cartón es un detalle excelente para evitar contaminar el vino que serviremos o engañar la nariz del comensal.

 

 

¡QUE NADIE OLVIDE EL VINO QUE HA BEBIDO!

 

Si pensamos en qué momento de cada celebración queremos descubrir la botella que ofreceremos quizás tendremos ocasión de presentarlo. Nombrar la marca del vino y el tipo es básico para que el comensal identifique y recuerde el vino. A partir de aquí podemos informar de la zona de procedencia, si tiene Denominación de Origen, mencionarla, el año de la cosecha o la variedad de uva dominante. También podemos dejar alguna botella en la mesa por si alguien tiene curiosidad en consultar la etiqueta.

 

La matrícula de honor en este apartado la tendremos si explicamos alguna singularidad que hace única la calidad del vino. Si elegimos Llágrimes de tardor Reserva 2008 DO Terra Alta para acompañar un plato principal de carne, podemos destacar que la fineza de sus aromas y la suavidad de su paso de boca son fruto del largo proceso de afinamiento en botella que damos a este vino antes de su comercialización.

Recommended Posts
El nostre oli, la tradició. Oliva i oli empeltre.Massís del Port 1898 100% Empeltre 500ml